Nueva variante - Ojos del Salado
6904 m.s.n.m.

Por Adrián Jorge Sánchez

Hacia el Campo Base
Tras pasar la noche en las proximidades del refugio el Quemadito 3650 m.s.n.m., comenzamos la larga, pero hermosa aproximación a nuestro objetivo. Nos esperaban cuatro jornadas para realizar unos aproximados 42 km al campamento base “el arenal” a unos 5500 m.s.n.m.
En estos intensos cuatro días, pasamos por “el chorro” 3850 m.s.n.m. seguramente el campamento más bonito y confortable, una pequeña cascadita, terreno cómodo y algo de vegetación fue el marco ideal para que Jorge, cocinara a la piedra unas 90 hamburguesas y contara con entusiasmo algunas de sus anécdotas en el Himalaya. Los días trascurrieron todo el tiempo custodiados por cóndores sobre nuestras cabezas, cruzando constantemente tropillas de guanacos y otros animales de la zona.
Al llegar a “aguas calientes” a 4200 m.s.n.m. las cuevas y ruinas pre hispánicas, fueron la invitación para seguir aclimatando con gran entusiasmo, recorrer cada recoveco, imaginar los tiempos donde estaban habitadas y seguramente las dificultades de esa vida, hacían que el cansancio deportivo desapareciera rápidamente al ver la magnitud del lugar y los esfuerzos que serían necesarios para sobrevivir con lo que brinda la naturaleza. La naciente del Rio Cazadero es la que le da el nombre al lugar, ya que sus aguas, nacen con una temperatura tibia muy agradable a estas alturas. Como precaución en la zona se debe tener en cuenta la gran cantidad de alacranes bajo las piedras.
La escases de agua en el campamento de 4900 m.s.n.m. Aguas de Vicuña fue un golpe en nuestra aproximación al CB, donde con pocos litros hubo que pasar la noche y afrontar la larga y última jornada hasta el campo base. En este campamento suele haber agua subterránea, al parecer ya es la tercera temporada que no se consigue la misma de esta manera, que en futuros viajes es recomendable no contar con esta fuente de líquidos.

Aclimatación y aproximación
Ya instalados en el CB comenzamos a ponernos al día con la hidratación y alimentación, rondas de mate y grandes picadas eran el marco para disfrutar con amigos y planificar las siguientes jornadas. En estos días realizamos el Gendarme Argentino un 6000 accesible desde este campamento y un gran mirador para observar la larga ruta que nos esperaba hasta la base de la montaña, como así también una fuente de inspiración para próximos viajes, ya que desde la cumbre se observan varios cerros de seis mil metros de la zona.
Daniel Savorgnano realizo el posible segundo ascenso a un cerro de 5850 m.s.n.m., la cota fue tomada del testimonio de cumbre que encontró Daniel de la primera ascensión, el testimonio es del año 1956 y la cumbre fue alcanzada por S. Domicelj y A. Bolinder. En una expedición integrada por el C.A.B.A., C.A.B., A.T.A. y Himalan Club. Tras descender y como homenaje a estos pioneros el Cerro fue bautizado con el nombre de DOMICELJ, quien fuera un activo explorador de la zona.
Ya listos para el intento debíamos acercarnos al macizo y llegar al último campamento a unos aprox. 10 km y a 6000 metros. Esta jornada es clave, ya que la distancia y la cota pueden jugar con el cansancio y los síntomas de MAM de cada montañista.
Hacia la cumbre
La incomodidad del campamento como los ronquidos de mis compañeros, hicieron que la última noche terminara vivaqueando bajo una suave nevada, el confort de la bolsa de CHT, fue el marco perfecto para este vivac a 6000 metros de altura.
Tras un desayuno las linternas frontales comenzaron a marcarnos el camino, unas cuantas horas de noche e intenso frio, serían la clave para asegurar la cumbre y tener la posibilidad de intentar una variante a la cumbre. La nevada nos brindó un paisaje increíble, pero en muchos casos nos ocultaba la estabilidad de las piedras, lo que favorecía los tropezones y pequeños golpes. A pesar de las camperas de pluma, mitones y mascara el intenso frio comenzó a cobrarse sus primeras víctimas y dos compañeros tras sufrir varias horas decidieron regresar
al confort de la carpa.
Con las primeras luces llegamos al punto donde se ve la hollada y más atrás y muy lejos la pirámide cumbrera. En la actualidad todas las rutas trascurren subiendo a la pirámide por su derecha, que el objetivo era claro, buscar llegar a ella e intentar el ascenso por su izquierda.
La acumulación de nieve nos impidió ir directamente hacia el objetivo, que realizando una travesía ascendente a la derecha evitando la hollada, nos aproximamos, para luego con mucha nieve (en algunos momentos hasta la rodilla) realizar una travesía casi completa de toda la base de la pirámide, para poder acceder a la izquierda de la misma. Tras recuperarnos unos minutos se debía subir y encontrar la salida a la cumbre.
El terreno excesivamente blando seguramente es el motivo por el cual no hay rutas de este lado, que tras perder ritmo de marcha y sufrir más que en todo el ascenso luego de casi 2 horas encontramos y logramos esta variante a la cumbre del Ojos. Uno de los premios es que cruzamos restos del helicóptero estrellado que no se suelen encontrar cuando uno realiza la ruta normal, entre ellos encontramos parte del rotor de cola y muchas cosas más que sin olvidarnos de las personas que perdieron la vida, son parte actual del Ojos y sus restos son la parada obligatoria para sacar fotos y pensar qué parte del helicóptero son.
En la cumbre llego el festejo, entre las cosas para destacar fue una grata sorpresa encontrar la placa homenaje a Marcelo Brandan. En la hora que permanecimos en la cumbre pudimos sacar fotos de las fumarolas del Ojos, que es uno de los motivos por el cual se lo considera el volcán activo más alto del mundo. Una cordada que ascendía por Chile subió a la cumbre de enfrente y me recordó la diferencia de estas dos rutas, que ahora ya puedo compararlas y con certeza confirmar que son 2 montañas distintas el ascenso por chile con mucho camino de coche y sendero y que por argentina sigue intacta, con muchas posibilidades y muchas cosas por hacer. Varias fotos, entre ellas una con el libro “Las más altas” que para la próxima edición ya estamos juntando fotos con él en todas las cumbres y la última fotografía antes de descender foto cumbrera para festejar los primeros 65 años del Centro Andino Buenos Aires.
Han pasado casi 5 meses de esta cumbre que quisiera en estas últimas palabras recordarles a todos los políticos de Catamarca que “SIN LIBERTAD NO HAY MONTAÑISMO”.
*Jorge Viton, 74 años, montañista, actual vicepresidente del C.A.B.A. Integrante de la expedición del 73 a la sur del Aconcagua, donde realizarían el primer ascenso y descenso de la pared. Integrante de varias expediciones argentinas al Himalaya y numerosas escaladas en los andes.
Bibliografía para confirmar la variante:
-Montañas Argentinas, A. Magnani. Edición de autor.
-Las más altas, A. Sánchez. Cruz pampa editores.
-+6500, D. Bracali. Ediciones vertical.

Integrantes
Carolina Fornasari, Andrea Touson, Jorge Viton, Gustavo Giordani, Roberto Gómez, Daniel Savorgnano, Javier Ibarlucia, Ezequiel Dorsa, Walter Corvalan, Francisco Calderón, Manuel Compañez y Adrián Sánchez.

 


montañismo - trekking - escalada - carreras de aventura - cabalgatas - ciclismo y MTB - deportes acuáticos - espeleología - vuelo libre - aves argentinas - reservas/parques - agenda
clasificados - quienes somos - contactanos - home

© 2004/2014 alBorde