Febrero 2010    

 
 
 



MUJERES 14  X 8000

Por Marcelo Espejo

Oh Eun-Sun
Hay tres hechos que se destacan claramente en cuanto a los logros femeninos en esta temporada.
Primero el de la primer mujer en completar el ascenso de los catorce ocho miles, la coreana Oh Eun-Sun con su ascenso al Annapurna, tema que fue cubierto en la edición anterior de “Al Borde”. Sin embargo nuevas dudas han surgido respecto a la coreana.
En el caso del Kangchenjunga la cima nunca es realmente alcanzada, ya que la misma es una montaña sagrada. La pregunta es cuántos metros debajo de la cumbre es aceptable y dónde llegó realmente Oh Eun-Sun. La mayor referente en el tema de ascensos en el Himalaya, Elizabeth Hawley, ha declarado la cumbre como “dudosa” hasta recibir un video de cumbre que la escaladora coreana se comprometió a mandarle.
Esto se debe a que la foto que Oh Eun-Sun presentó como hecha en la cima del Kangchenjunga no es nada precisa al respecto. Miss Hawley declaró que la foto “claramente” no ha sido tomada en la cumbre. Otras fotos de la cima en la misma temporada muestran a los escaladores sobre la nieve, en tanto que en su foto la coreana esta sobre una zona rocosa. El español Ferrán Latorre, quien completó la escalada en esos mismos días, analizó la foto encontrando que la coreana estaba asegurada a una cuerda fija que según el está a unos 8.350 metros; doscientos metros debajo de la cumbre.
Desde el campamento base pudieron seguir con un telescopio el ascenso de Oh Eun-Sun hasta las dos de la tarde, donde se encontraba a unos doscientos metros de la cumbre. Los críticos argumentan que el tiempo empleado a partir de ahí para alcanzar la cumbre es realmente difícil para escaladores que no usan oxigeno. Oh Eun-Sun iba sin oxígeno aunque los sherpas que la acompañaban sí lo usaron.
Otro argumento es que muchos no entienden cómo una escaladora que se ha puesto como objetivo principal ser la primera mujer en alcanzar la cima de los catorce ocho miles, no es capaz de tomar una foto indisputable en la cima del Kangchenjunga. El citado Ferrán Latorre observó que los sherpas que la acompañaban tenían cámaras de foto y video con ellos, sin contar que el presupuesto de sus expediciones ha sido muy importante, además de contar con una impresionante cobertura de los medios de comunicación coreanos.
Adicionalmente la revista francesa Montagnes Magazine también expresó dudas sobre otras cuatro cumbres de la coreana, Everest, Broad Peak, Cho Oyu y Lhotse. La revista Desnivel (fuente de esta información) solicitó fotos a Oh Eun-Sun sobre estos ascensos y afirma que ninguna es clara: niebla en el Everest y en el Cho Oyu, y fotos del Broad Peak y Lhotse sin buenas referencias.
Otras dudas que presentaron sus ascensos, como el caso del Gasherbrum I fueron rápidamente zanjadas gracias a las fotos y testimonios de otros montañistas, lo cual genera más dudas en los casos cuestionados. Habrá que ver como sigue el tema y si finalmente se disipa toda la confusión y ruido que rodea el caso.

Gerlinde Kaltebrunner
Quien consiguió el ascenso a su décimo tercer “ocho mil” sin ayuda de oxígeno y sin ninguna duda, fue la austríaca Gerlinde Kaltebrunner. Fiel a su estilo intentó repetir la ruta japonesa de la cara norte, fuera de las rutas normales y muy raramente escalada. Sin embargo las condiciones de la misma la hacían muy peligrosa por lo que ella y su marido Ralf Dujmovits decidieron cambiar la ruta, pero en lugar de optar por la normal eligieron la ruta hecha originalmente por Neil Odell que culmina en el col Norte y a partir de ahí la normal. Junto con Gnaro Mondinelli  y Abele Blanc entre otros consiguió la cumbre. Ahora solamente le resta el K2 para completar los catorce “ocho miles” y según la información disponible lo estaría intentando en esta temporada.
En otro orden la polaca Kinga Baranowska consiguió su séptimo ocho mil con su ascenso al Annapurna y ahora tiene planes para escalar el K2, donde estaría coincidiendo con Gerlinde.

Edurne Pasabán
Sobre el cierre de la edición del mes pasado de “Al Borde” también se produjo el ascenso de la vasca Edurne Pasabán al Shisha Pangma, y de esta manera se convirtió en la segunda mujer y la vigésimo segunda persona en completar los catorce “ocho miles”, a la edad de 36 años.
Edurne consiguió la para ella esquiva cumbre, el 17 de mayo repitiendo por primera vez la ruta austríaca de la cara Norte. Vale recordar que fue el quinto intento de Edurne a esta montaña, hecho curioso ya que es considerado uno de los ocho miles más accesibles.
Reinhold Messner le mandó la siguiente felicitación a Edurne “Tus catorce ocho miles son inconfundibles, como tú. Seguro que son inútiles, pero por eso resultan más hermosos ¡Felicidades!”

Edurne es ingeniera industrial y propietaria de un emprendimiento de turismo rural en el país vasco. Ha declarado que le gustaría repetir el Everest, pero esta vez sin utilizar oxígeno.