Agosto 2009    

 

ESQUÍ FUERA DE PISTA
RECOMENDACIONES

FUERA DE PISTA

Por Alejandro Geras
Guía y Director del centro de esquí Vallecitos
www.skivallecitos.com

El esquí fuera de pista es bajar por lugares vírgenes con nieve sin pisar. Realizando esta actividad se disfruta de la montaña en su estado natural, con sus capas de nieve tal como cae y como se fueron transformando con el correr del tiempo. Para una bajada por este tipo de nieve lo más idóneo es disponer de material adecuado de fuera de pista, es decir esquíes más anchos de lo normal, la piel de foca, y demás elementos. Es importante llevar los esquís bien encerados; esto nos evitará que se nos pegue nieve en la base y nos cueste deslizar, o se nos forme hielo a la hora de realizar el descenso.
Para estas salidas conviene llevar algo de cera y una espátula para poder limpiar la nieve pegada en la base del esquí.
En Mendoza, esta actividad es muy utilizada, en los centros de esquí de Penitentes, Los Puquios, Las Leñas, Vallecitos, lugares donde se encuentran servicios, también hay un sitio muy apto que se llama Manantiales, lugar que queda en la zona de Tunuyán, sin servicios.

Algunos consejos
Esquiar en esta zona requiere de una inclinación del cuerpo hacia atrás, es decir, estar retrasados nos hace elevar las puntas de los esquíes de la nieve  y nos permite la flotación sobre la misma haciendo más sencillo el recorrido.
Es normal en estas superficie que los esquíes se hundan demasiado y nos provoque mucho esfuerzo al girar, es recomendable en salir realizando giros con pequeños saltos con las colas de los esquíes y de esa forma nos ayuda a poder girar más fácil.
Si separamos demasiado los esquíes tenderán a encarrilarse y esto nos provocará mayor esfuerzo para los giros y posibles caídas.
Es importante no ejercer mucha fuerza con la tibia hacia adelante, ya que esto nos frena en estos lugares de nieve y nos produce desestabilización.
Llevar los esquíes  en forma normal a la postura de nuestras caderas y el cuerpo mirando  siempre hacia la pendiente; esto nos ayuda a poder facilitar los giros.

Importante: Una salida fuera de pista no es materia sencilla ni segura. Normalmente hay tres cosas importantes a la hora de tomar la decisión de realizar esta actividad:
- Saber si la zona tiene actividad de avalancha
- No salir solo. Ir bien distanciado uno de otro (por si cae una avalancha que exista la posibilidad de que no arrastre a todos juntos).
- Avisar el circuito a hacer al jefe de pisteros del lugar. En caso de no ser un centro de montaña avisar a gendarmes o policía de la zona.

Accesorios importantes
Celular y/o handy (radio VHF), A.R.V.A. (localizador y trasmisor de señal), pala, sonda, alimento (chocolates, barras de cereales, líquido), dos pares de protección ocular.

ESQUÍ DE TRAVESÍA

Por Rolando Linzing
Guía AAGM
rolyviajes@speedy.com.ar

La primera vez que pensé seriamente en hacer esquí de travesía era guardavidas en las playas del sur de Mar del Plata, y la casualidad (o el destino) quisieron que cruzara unas palabras con un kayakista, que algo de montaña sabía... Era José Luis Fonrouge, y todavía hoy después de muchos años recuerdo que me dijo: "Es el mejor complemento que puede tener un montañista", refiriéndose a la libertad que se podía obtener sobre las tablas. Sinceramente no se equivocaba. En aquellas épocas hablar de esquí era raro; ni que hablar "de travesía".
Mi primer equipo fue uno de descarte del ejército, hoy piezas de museo. Mi primera salida fue ir hasta el Frey en invierno (cuando difícilmente te encontrabas con alguien). Fue inolvidable… Subir con las pieles era genial, pero la bajada fue catastrófica: terminé "clavado" en un arroyito que cruzaba la picada, con una fijación rota.
Ahí me di cuenta que tenía que aprender a esquiar, cosa que todavía no había hecho cuando hice el curso de guías de montaña de la AAGM, y para mi desgracia ese bendito año se les ocurrió anexar el esquí de travesía como materia al curso; y bueno subir el volcán Copahue con mochila pesada no fue nada comparado con aquella épica bajada, ya que como sabrán esquiar con mochila y botas Koflach no es pa’ cualquiera (igual que las botas ‘e potro).
Después vinieron unas cuantas temporadas de esquí alpino y burgués, que fortalecen aún hoy el estilo, y sigo aprendiendo ya que soy un poco durito, vio?
Quizás lo más alucinante de ésta actividad es ver cómo algunos de mis clientes extranjeros se cruzan el océano trayendo sus tablas y su pasión para subir un gigante en el medio de la Puna, como el Pissis o el Tres Cruces. Cuando bajan esquiando, nos recuerdan con sus acciones que nos queda un largo camino por recorrer. 
Es importante que los futuros montañistas argentinos dominen el esquí de travesía y descubran la maravillosa experiencia de libertad e independencia que nos brinda esta actividad.

ESQUÍ DE TRAVESÍA Y FREE-RIDE

Por Juan Pablo Terrado
Guía de de montaña y esquí
www.gotama-expediciones.com

Cíclicamente, todo vuelve a las raíces. Como las modas, como la vida misma. Los deportes no se quedan afuera y también la práctica del esquí vuelve a disfrutarse como antaño. Pero eso sí, siempre con nuevos ingredientes y con equipos de última generación.

“Había esquiado mucho sobre pista y ya me sentía seguro en ellas. Por curiosidad jugaba con la nieve virgen del costado de las pistas y me gustaba. Sin saber cuándo, el “fuera de pista” se convirtió en una pasión para mí.  Ahora miro las montañas en invierno y busco lugares para bajar, líneas perfectas, sobre nieve virgen en el silencio de la naturaleza. Cada bajada es una aventura. Sin embargo, y más allá de la adrenalina, hay que pensar y analizar bien que es lo que uno está haciendo. Cada bajada es creación… dibujamos una huella y sentimos la nieve como un el elemento de conexión, el viento y el frío en la cara despiertan nuestros sentidos...”

El esquí de montaña o travesía existe desde hace muchísimos años y para practicarlo es necesario equiparse con esquíes tradicionales (un poquito más anchos para disfrutar mejor la bajada), fijaciones adaptables a la subida y pieles de foca sintéticas. Estas últimas se pegan sobre la base de los esquíes y nos permite caminar pendiente arriba.  Una vez en la cumbre, las pieles se despegan y se guardan. Las fijaciones son especiales: la talonera queda libre para la subida y se traba para la bajada.  Esta forma de esquí nos permite subir a cualquier montaña, entre el bosque, entre las rocas, y elegir el lugar perfecto para esquiar.  En Ushuaia, en donde vivo, hay muchos lugares especiales para descubrir, muy cerca de la ciudad.

El free-ride es la palabra que se utiliza para describir el esquí “Fuera de Pista” y aunque tiene que ver con que la actividad se realiza lejos de las pistas, es mucho más que simplemente esquiar por lugares en donde la nieve no está preparada.

Recomendaciones
- Nunca salir solos. Es importante ser acompañados por un guía de montaña que conozca la zona y los riesgos de cada itinerario.
- Consultar siempre el pronóstico del tiempo, así como las horas disponibles de luz.
- Usar material y equipamientos de buena calidad para evitar problemas: esquíes, fijaciones, pieles de foca sintéticas, así como vestimenta técnica para protegerse del frío.
- Llevar los elementos de seguridad al alcance, tales como DVA (detector de víctimas de avalanchas), sonda (para una eventual búsqueda) y pala.
- Siempre usar casco, fundamental en caso tener una caída.

ESQUÍ SALVAJE

Por Eric Frei
Instructor suizo fabricante de indumentaria
ericbfrei@yahoo.com

“Usted puede ser el mas rápido, tener el mejor estilo a ser el mas fuerte de las esquiadores, el que nunca se sentó en una aerosilla, pero amigo, si no conoces tanto la montaña como un montanista, es sólo cuestión de tiempo para que acabes congelado, herido o enterrado, o las tres cosas juntas”, recomendaba enuna nota del año 1978 en la revista Esquí. Consejo más vigente que nunca, cuando cada año se incrementa el número de aficionados y consecuentemente de los accidentes.

Hoy son muchas las facetas de engloban al esquí fuera de pista: esquí de travesía, esquí de montaña, esquí-alpinismo (disciplina en la cual se va rápido, arriba y abajo con un equipamiento liviano y generalmente con apoyo logístico), free-ride (donde suele tirarse en cualquier lugar, previo reconocimiento y muchas observaciones previas).
Muchos son los libros, videos y cursos que hacen vibrar a varios amantes de la libertad, de la naturaleza y el afán de diferenciarse de los demás.
Muchos son los artículos de seguridad  promocionados comercialmente que pretenden minimizar los riesgos de dichas actividades.
Hay que saber que en Europa el 90 % de las avalanchas mortales fueron iniciadas por los mismos esquiadores.
Que un esquiador enterrado bajo la nieve tiene muy poca chance de sobrevivir después  de treinta minutos sin hablar de las heridas recibidas.

Minimizar los riesgos
- Al principio ir por lugares poco expuestos (y existen muchísimos).
- Ir acompañado de gente de mucha experiencia probada.
- No meterse en terrenos expuestos con 20 cm o más de nieve recién caída.
- Esperar que las diferentes capas de nieve se hayan consolidado con varios cambios de temperatura.
- Las condiciones climáticas de la semana anterior deben condicionar el objetivo.
- Siempre llevar equipos personales (ropa de abrigo) de más.
- Verse obligado a pasar una noche afuera puede resultar muy traumático.
- Recordar que se muere más fácilmente de frío que de hambre. Un rompevientos no es lo suficiente.
- La campera debe cubrir hasta arriba de las rodillas, y ser muy amplia. Siempre mantener presente que es el aire atrapado entre diferentes capas lo que da calor.
- Llevar cada uno un chaleco grande de pluma, y un pedazo de goma-espuma con celdas cerradas de unos 30 x 40 cm tipo colchoneta. Esto puede ser lo que salve
a un accidentado, y no pesa más que 400 g.
- Recordar que lejos de los centros de esquí los socorros son casi inexistentes y pueden llegar tarde, demasiado tarde…

SERVICIO DE INFORMACION DE
AVALANCHAS EN ARGENTINA

Por Julián Carielo y Erik Sweet
contacto@SnowProject.com.ar

¿Está cambiando el clima? ¿Hay más gente transitando la montaña invernal?
¿Antes las avalanchas no existían en nuestra zona, o no había suficiente gente en la montaña para verlas?
Todas preguntas interesantes y sin respuestas fáciles. Desde 1984, cuando un grupo de franceses dieron el primer curso sobre avalanchas y seguridad en la montaña invernal de la Patagonia, el tema ha estado dando vueltas dentro de los círculos de gente que salen a la montaña en el invierno.

Un poco de historia
Alrededor de esa época se empezaron a realizar también los primeros registros de riesgo de avalanchas confiables en las cercanías de Bariloche, pero para el común de la gente las avalanchas fueron un tema que no trascendió. No obstante con el pasar de los años en los noticieros nacionales empezaron a aparecer notas, no solo de avalanchas si no también de víctimas.

1997: 16 de noviembre: Una mujer pierde la vida en una avalancha en el Cerro López en Bariloche.
2000: 2 de julio: Dos pisa-pistas atrapados por una avalancha en Catedral. Mueren  dos operadores.
2002: 2 de Septiembre: Nueve personas mueren en una avalancha en el Cerro Ventana en las cercanías de Bariloche.
2006: 12 Julio: Tres personas provocan una avalancha dentro del centro de esquí Chapelco. Una muere.
2007: 23 de Septiembre: Un esquiador muere en Catedral en una avalancha esquiando fuera de pista, habiendo accedido a la bajada desde el centro de esquí. El mismo día y a la misma hora muere una persona en una avalancha en el Cerro López, en Bariloche
2008: 3 de Agosto: Un esquiador es atrapado por una avalancha esquiando fuera de pista en Catedral.
7 Agosto: Avalancha en La Pala en Chapelco. Dos esquiadores sepultados. Ambos sobreviven.
14 agosto. Avalancha en Catedral sin víctimas.
23 Agosto: Una avalancha es provocada en Chapelco del otro lado de la soga que demarca una pista, al igual que en Bariloche, sin víctimas.
3 de Septiembre: Desaparece un parador en una avalancha. Otra avalancha se desprende en el mismo lugar del evento ocurrido con los pisa-pistas en julio del 2000.

En la actualidad:
En el 2008, luego de una capacitación en Estados Unidos en el tema de Educación y Prevención de Avalanchas, surgió en Chapelco un proyecto de publicar un boletín semanal de Riesgo de Avalancha para el Fuera de Pista al estilo del boletín que estaba siendo publicado en Bariloche en ese entonces por Patricio Graciosi.
Antes del invierno del 2009, luego del éxito del boletín e interés demostrado por parte del público esquiador en el 2008, surgió la idea de una página web para la difusión del Nivel de Riesgo de Avalanchas para las áreas alrededor de los más grandes centros de esquí de la Argentina.
Con el auspicio de SYNCROTECH-equipos de seguridad para la montaña invernal, y el patrocinio de la Fundación Parques Nacionales, se creó el www.SIAA.org.ar (Servicio de Información de Avalanchas en Argentina).
El concepto era fácil de idear, pero difícil de implementar. La idea era crear una organización, sin fines de lucro, dedicada a la información de avalanchas en toda la cordillera argentina. Para lograr esto, era necesario contar con observadores “Nivo-meteo” (de la nieve y del clima) capacitados en cada área que podrían relevar el terreno y proporcionar la información correspondiente para la confección de los boletines. Esto, en conjunto con el aporte de los “riders” profesionales que transitan áreas de montaña poco frecuentadas por los esquiadores recreativos, daría en teoría un panorama de la situación.
Una vez subido a la web, los usuarios podrán acceder a la información del lugar de su interés y ver las condiciones de nieve en cada exposición de la montaña.
Aunque los boletines son semi-técnicos en su contenido (por su naturaleza), los usuarios también tienen acceso a la escala de riesgo, y así  la referencia al significado de cada nivel/color. En otras solapas encontraran como interpretar cada punto de la información en el boletín, la venta de equipos de seguridad para el fuera de pista, información sobre los observadores y un formulario de contacto.
Solo un paso en un camino largo de concientización y educación (Ver también: www.SnowProject.com.ar) en el tema avalanchas y seguridad, el SIAA invita a los profesionales de la nieve interesados, a sumarse con sus conocimientos y experiencia a participar en el estudio del fenómeno de las avalanchas y la difusión de la información que posiblemente ayude a alguno tomar una decisión acertada, en el lugar y el momento justo cuando necesita hacerlo.

 















Alejandro Geras








Rolando Linzing














Eric Frei