Montañismo
Las montañas de la Tierra del Fuego, en el sector argentino de la isla, son de relativa poca altura, no superan los 1.500 msnm. Sin embargo, estas montañas comienzan en el mismo mar a 0 metro o muy poca altura. Esto hace que su altura sea también su desnivel absoluto. Si a esto sumamos el hecho de que el límite de vegetación se encuentra a una media de 600 msnm y que la línea de nieves eternas se halla a 800 msnm; nos encontramos con que montañas que apenas llegan a los 1.450 msnm son objetivos formidables para el montañista. Entre la gran cantidad de montañas que nos rodean encontramos terrenos para todos los gustos, desde ascensiones fáciles, donde se llega a la cumbre caminando, hasta otras donde los diferentes terrenos se mezclan creando ascensiones en terrenos mixtos, de gran delicadeza y dificultad. Es posible también realizar ascensiones glaciares y otras en terrenos completamente rocosos. El montañismo en este rincón del mundo estará siempre condicionado por el clima. Los Turbales, castoreras y Enormes bosques de Lengas, Ñires y Cohiues que deberemos atravesar para llegar a la base de las montañas serán el sello típico y encantador de la Tierra del Fuego.

El Monte Olivia, es la montaña que por su figura y su posición estratégica domina la imagen de la ciudad. Desde siempre ha cautivado la mirada de los exploradores, y montañistas. El primer intento de ascensión data de 1902, cuando dos de los hermanos Bridges intentaron alcanzar su cumbre. Esto fue logrado recién en 1913, por el padre salesiano Alberto María De Agostini y sus Guías, en una ascensión épica, en un tiempo en el que todavía no existían los clavos de escalada. Este cerro, con su esbelta figura, es una de las más bellas montañas de la zona. Posee cuatro rutas de ascensión, y ninguna es de poca dificultad, es necesario escalar roca para llegar a su cumbre. 

doble click para agrandar
tdfinv6.jpg (47392 bytes)
Monte Olivia cara este Glaciar Agostini Foto: Daniel Catania

Debido a la gran verticalidad de todas sus vertientes es que hay que ser muy cuidadoso con los riesgos objetivos, como las caídas de rocas o las avalanchas. En verano las caídas de rocas son muy frecuentes, y en invierno hasta las paredes verticales se cubren de nieve, lo que complica la tarea de aseguramiento, pero suelda las rocas. En esta época, cuando todo esta congelado, es quizás más seguro escalar, pero debemos ser muy cuidadosos con las caídas, ya que la montaña es como un gran tobogán. Con tristeza tengo que afirmar que es la única montaña de la región que se ha llevado a varios amigos.
Sus rutas de ascensión son 4, la ruta original, seguida por el padre De Agostini recorre el Glaciar del Este, llamado Gl. De Agostini, y desde allí asciende a la torre principal por su cara este (opuesta a la ciudad). No se tiene conocimiento de que esta vía se allá repetido alguna vez. La ruta Normal, es la ascensión más realizada, no por ello sencilla. Esta sigue un sistema de canaletas que comienza directamente sobre la ruta nacional 3, y arriba a la cumbre luego de superar 3 largos de escalada en roca. Una variante de esta ruta es la vía MALOYA, que se dirige a la torre sur, esta sube hasta el comedor, y allí tuerce a la derecha, siguiendo una canaleta que culmina en la base de la torre sur, allí luego de superar 3 largos de roca un poco complicados, se arriba a la cumbre sur. La cuarta Vía recorre la pared Sudoeste, esta comienza en sobre la ruta nacional 3, a pocos metros del puente sobre el río Olivia, y luego de ascender un corto trecho por el bosque y el acarreo se interna en la pared, donde sigue una serie de canaletas que conducen a la base del las torres pequeñas y de la torre sur.
Sin duda esta es la montaña con mayores riesgos objetivos de la región, por lo que nunca esta de más ser muy cuidadoso con cada decisión que se tome.

El Cerro Alvear, se encuentra en el valle de tierra mayor, y es la montaña clásica por excelencia; de fácil acceso, posee 3 bellos glaciares, y tres rutas de ascensión de diferentes características.
El acceso a la montaña se realiza desde cualquiera de los refugios del valle de Tierra Mayor. Será necesario cruzar el turbal hacia el norte y luego seguir el valle Este del Cerro hasta la base del Gl. Sur, donde ascenderemos hasta un plato apto para montar un campamento. Es bueno planificar la ascensión para dos días, ya que el sendero no esta muy marcado y es fácil perderlo. Si disponemos de tiempo iremos más tranquilos.
La montaña posee tres rutas conocidas, la ruta normal sigue el espolón de roca que separa al glaciar Sur del glaciar sudeste (los dos visibles desde la ruta 3), es básicamente de roca, y no exige pasos técnicos, solo en la parte final es necesario superar un paso de hielo para acceder a la cumbre, que en verano y otoño puede ser delicado, siendo recomendables el uso de grampones, cuerda y seguros.
La ruta del glaciar Sudeste es la más bella, ya que recorre el glaciar desde su base hasta la cumbre. Aquí es necesario escalar hielo y asegurar en varios largos del recorrido, ya que un aparte del glaciar llega una pendiente cercana a la vertical.
La última de sus vía sigue el glaciar Este, que es el más grande de los tres que posee la montaña, y el de menor dificultad. A su base se accede atravesando la base del Gl. Sudeste hacia el Norte, y desde allí se alcanza la cumbre sin mayores dificultades que alguna grieta ocasional.

El Cerro Martial, es la cumbre más alta del circo del glaciar Martial, que domina la vista de la ciudad hacia el norte. Es una montaña de gran significación en Ushuaia, ya que fue allí donde se gesto en los primeros años de la década del ´50 el Club Andino Ushuaia. Allí se construyo el primer refugio del club, y al calor de la estufa a leña, los pioneros soñaron proyectos. El cerro no es una ascensión sencilla; aunque no será necesario escalar con mucha dificultad para llegar a su cumbre. Como en todas las montañas es necesario se muy cuidadosos, ya que una patinada significara caer muchos metros y pocas chances de sacarla bien. La ascensión se realiza en el día. Comenzamos en la aerosilla del glaciar; recorriendo el sendero de la pista de esquí, pasamos por el refugio C.A.U. y nos dirigimos al glaciar, el que deberemos cruzar para llegar a la base del cerro propiamente dicho, desde allí ascenderemos por una rampa de nieve a la izquierda de la pared, es una ruta muy clara. La cumbre nos depara una vista inigualable.

El Cerro Cinco Hermanos, es el compañero del Monte Olivia en su reinado sobre las montañas de la zona. Se encuentra ubicado un poco al Este del Olivia, y desde la ciudad se lo observa a su izquierda. Su nombre lo debe a la analogía que alguien hizo entre sus cinco cumbres y los hijos de Thomas Bridges, aunque estos fueron seis. Es una montaña muy estética, y de un dificultad intermedia, se llega caminando hasta las torres, y en las proximidades de la cumbre el terreno se torna un poco delicado, siendo necesario asegurarse. La aproximación puede realizarse por el valle de Olum (desde Tierra Mayor) o bien desde el valle del Olivia, por el frente. La ascensión puede realizarse en un día largo desde Ushuaia, pero pasar una noche en la laguna de la base de las torres nos permitirá observar un espectáculo nocturno increíble, donde la Bahía de Ushuaia y la ciudad del fin del mundo son los protagonistas.

doble click para agrandar
tdfinv5.jpg (55558 bytes)
Cerro Cinco Hermanos
Foto: Daniel Catania

Cerro Domo Blanco, es una montaña ubicada entre el cerro Alvear y el Gl. Albino. Es un cerro de unos 1300 msnm que posee como razgo característico un glaciar colgante con forma de domo en su cumbre. A pesar de ser un cerro accesible posee solo dos ascensiones, y permaneció virgen hasta 1998. Actualmente posee dos rutas posibles de ascensión, a las cuales se accede desde el valle del Cerro Alvear. Estas vías siguen canaletas de terrenos mixto, donde se mezcla la nieve con la roca, y la salida a la cumbre se realiza montándose en el glaciar cumbrero. La aproximación se realiza por el mismo sendero que se usa para el cerro Alvear, siguiendo el valle hasta el fondo.

El Cerro Bonete, domina junto al Alvear el paisaje del valle de tierra mayor. Es una montaña de no mucha altura, pero de bellas líneas. Debe su nombre únicamente a su forma. Posee una pared Sudeste muy escarpada, y con lindas canaletas, pero aún permanece virgen. La ascensión se realiza siguiendo su cara Oeste, y no es en absoluto complicada, se llega a la cumbre caminando por roca que será más escarpada cuanto más nos acercamos a la pared Sudeste. La forma más cómoda de realizar la aproximación a al base de esta montaña es siguiendo la senda que conduce a la laguna Esmeralda.

doble click para agrandar
tdfinv4.jpg (59086 bytes)
Rutas Cerro Bonete, visto
desde tierra mayor Foto: Luis Turi

Otros cerros de la zona, dignos de mención son el cerro Vinciguerra, con solo tres ascensiones, el cerro la Esfinge, muy fácil y visible desde la ciudad; el Cerro Tonelli, el falso Tonelli, el Cornú, el Diente de Tiburón, y una infinidad de montañas de bellas formas, que al jamás haber sido ascendidas ni siquiera poseen nombre. Un paraíso, todavía tierra de descubrimientos y pioneros.

Los peligros de la montaña invernal
Las avalanchas de nieve y hielo existen, no son muy conocidas porque la montaña es muy poco frecuentada en invierno, pero existen y son tan peligrosas como en todos lados. En invierno debemos ser cuidadosos con las grandes pendientes que en verano son pastizales. Si dudamos de la seguridad del lugar lo mejor es pasar por otro lado, aunque implique un rodeo. En primavera es la época de las Avalanchas de fusión! Estas son muy comunes, sobre todo los días de sol. Esos días conviene evitar los pasos que están debajo de los neveros, o los lugares que poseen acumulaciones de nieve en la parte superior, o donde el bosque tiene marcas de avalanchas. Con este tema conviene ser precavido en exceso que confiado e imprudente. Los depósitos de las avalanchas de fusión quedan como cemento y es muy poco probable que alguien pueda ser rescatado de allí.

PEDIR AUXILIO: VHF 148615 Tel 422108 - Defensa Civil Municipal – Operador las 24hs.


ir a Montañismo Volver al HOME