Determinación Cientifica de la ubicación del punto mas alto del
Ojos del Salado

Por Claudio Bravo y Darío Bracali

La Montaña
El Ojos del Salado, con 6879 metros snm (IGM), es la tercera altura de los Andes después del Aconcagua y el Pissis, el volcán activo más elevado del mundo y la cumbre más alta de Chile. Esto lo convierte en la montaña más prestigiosa y conocida de la Puna. Se ubica en 27° 06' S / 68° 32' O, sobre el límite internacional entre la región chilena de Atacama y la provincia de Catamarca, en un particular tramo donde éste se orienta durante 50 Km de Este a Oeste.
El "Ojos" se compone de un vasto conjunto de picos volcánicos sobre los cuales destaca un alto cono rematado por un pequeño cráter semiderruído, el cual constituye la cumbre Principal. Al noroeste de la misma a 6500 metros de altura, en el mayor de los cráteres del volcán, se encuentran las fumarolas que lo hacen activo, las cuales despiden un fuerte olor a azufre.

Su cumbre Principal o Bífida culmina en dos torreones rocosos distantes 60 metros uno de otro. El torreón Este es el fin superior de las grandes laderas que componen el cono volcánico. El Oeste es una aislada aguja de punta plana que surge entre los dos cráteres mencionados. Los separa una brecha vertical de 30 metros de profundidad. La ruta normal chilena, que conduce a la cima del torreón Oeste, implica un tramo de 15 metros de segundo grado para alcanzar la brecha, seguido de unos 10 metros de tercero y de un pedrero empinado final. El Este se alcanza tradicionalmente desde Argentina sin dificultades técnicas, pero es posible hacerlo también desde Chile, con ellas desde la brecha o sin ellas a través de otras rutas.
La sensación óptica que se tiene en lo alto de ambos torreones, como ocurre en la mayoría de las cumbres que presentan varias alturas semejantes, es que el otro podría ser más alto. Curiosamente, en el Ojos esa sensación se acrecienta cuando se observa el torreón Oeste desde el Este.

La Historia
La ubicación exacta de su punto más alto fue motivo de discusiones de larga data. En febrero de 1937 los polacos J. Wojsznis y J. Szczepanski alcanzaron la cumbre en el torreón Este desde Argentina, sin hacer mención alguna acerca de la existencia del otro. 19 años más tarde M. Rebitsch protagonizó su segundo ascenso, también desde Argentina, e intentó alcanzar sin éxito desde el torreón Este el Oeste, sospechando que podría ser más alto. Cuatro días después el militar chileno R. Gajardo y varios compañeros subieron el hasta entonces virgen torreón Oeste desde Chile, y reclamaron el primer ascenso del Ojos "por haber sido quienes pisaron por vez primera su punto más alto, sitio de su verdadera cumbre", dado que según ellos el torreón Oeste era cuatro metros más alto que su vecino. El Club Andino chileno oficialmente rechazó tal propuesta, reconociendo como primero al ascenso polaco, pero la polémica acerca de la verdadera ubicación del punto más alto y de si alcanzar la cúspide del torreón Este era o no hacer cumbre en el Ojos había quedado instalada.
Desde entonces han sido publicadas todo tipo de versiones, algunas de las cuales daban como más alto a un torreón, otras al otro, y otras afirmaban que su altura era la misma. En su enorme mayoría estas apreciaciones se basaron en la simple observación in situ y la subjetiva sensación óptica resultante. En 1987 el ingeniero tucumano Claudio Bravo midió la altura relativa con un clinómetro de bolsillo desde lo alto del torreón Este, concluyendo en que eran iguales. A comienzos del 2003 fue consultado a este respecto por Darío Bracali, quien preparaba una guía de ascensos a esta montaña y quien, habiendo estado en la cima de ambos torreones, opinaba que era más alto el Oeste. Del cambio de opiniones que siguió se concluyó que la única forma de determinar con rigor científico su altura relativa, y así dar un final definitivo a la controversia, era hacer las mediciones in situ con un equialtímetro o nivel óptico y una mira. Lo cual implicaba llevar unos 15 kilos de equipos de medición hasta casi 6900 metros. Mientras tanto Guillermo Almaraz preparaba un ascenso marplatense a esta misma montaña, y de la idea de aunar esfuerzos nació la expedición federal, cuya faceta científica estaría bajo la dirección técnica del ingeniero Bravo.

La Expedición
El 7/11/2003 se encontraron en Las Grutas Claudio Bravo, Sergio Muntaner, Pablo Lozzia, Guillermo Almaraz, Rolando Linzing, Eduardo Namur, Juan Carlos Labra y Darío Bracali. Cruzando el paso San Francisco ingresaron a Chile y, tras los necesarios trámites migratorios, se instalaron en el retén abandonado de carabineros Murray, a 4500 metros sobre el nivel del mar. En los siguientes días se aclimataron, exploraron algunas zonas aledañas y, fundamentalmente, Claudio capacitó al resto del equipo en la relativamente compleja técnica de la nivelación topográfica. Éste es el sistema tradicional de medición utilizado por los institutos geográficos para la construcción de las redes nacionales de puntos de nivelación.
El nivel es un lente nivelable con una burbuja que va montado sobre un trípode, y la mira es una regla telescópica centimetrada de 4 metros de altura. A través del lente del nivel se puede observar la superposición entre su retícula y un punto de la mira, la cual se debe colocar a cierta distancia. Al nivelar el aparato se logra que tal línea sea perfectamente horizontal, determinando las diferencias de altitud relativa de ambos puntos con gran exactitud. Se miden tramos de hasta 100 metros de distancia y 4 de desnivel. Si bien su margen de error en condiciones normales es milimétrico, se puede estimar un máximo de 5 cm para un contexto hostil como el cumbrero, donde los fuertes vientos pueden mover e incluso arquear la mira.

Al planificarse el ascenso se decidió que una parte del grupo, con menor grado de aclimatación previa, quedaría como apoyo. El resto salió hacia arriba y, tras dos días de ascenso por la ruta Normal, Rolando Linzing y Darío Bracali alcanzaron la cima del torreón Oeste a las 11:30 del 11/11, llevando todo el equipo necesario. El cielo estaba despejado, pero corría un viento furioso que dificultaba las maniobras. Tomándose las cosas con la calma necesaria, instalaron el nivel sobre su trípode, el cual fue atado a las varillas metálicas que surgían de la pirca cumbrera para garantizar que no se volara con el viento, y calaron su burbuja, dejándolo perfectamente nivelado respecto del plano horizontal. También comieron algo, tomaron un par de fotos y registraron las actividades en el libro de cumbre. Luego Darío, a través de un paso que permite superar con cierta facilidad las dificultades técnicas de la pared del torreón Este que nace de la brecha, llevó la mira hasta la cima del mismo. Rolando tomó dos mediciones controladas, y a las 14:30 iniciaron el descenso. Esa misma noche se reunieron todos los miembros del equipo en Murray, y a la mañana siguiente se analizaron los resultados.

El Resultado
La diferencia mínima aceptable para considerar que la verdadera cumbre de una montaña se halla en un pico y no en otro es de un metro. Por debajo de esa cifra el montañismo moderno en general no justifica hacer distinciones, y propone considerar ambas alturas cumbreras por igual. Por otro lado son muy escasas las ocasiones en que esto ocurre, y aún menos habituales aquellas en las cuales la diferencia de altura ha sido determinada con materiales y métodos científicos.
Durante la medición, el eje visual del lente del nivel se hallaba a 56 cm de la parte superior de la más alta piedra natural del torreón Oeste, técnicamente su punto más elevado. Con el aparato nivelado la lectura de la mira indicaba un punto 110 cm por encima de su base, apoyada ésta a su vez en el punto más alto del Este. Por lo tanto el torreón Oeste resulta exactamente 54 +/- 5 cm más alto que su vecino.
Se realizó además una medida complementaria, bajo la hipótesis de que las piedras, aún estando en su sitio original, podrían llegar a moverse, afectando el valor de la prueba. Se consideró entonces para ambos torreones la porción más elevada del suelo arenoso en el cual se apoyan las rocas. Debido a que las que coronan el torreón Oeste son mucho mayores que las del Este, en este caso la diferencia fue favorable en 8 +/- 5 cm a éste último.
Dada la premisa antes mencionada se concluye que, al resultar en uno y otro caso la magnitud de la diferencia despreciable, los dos torreones cumbreros del Ojos del Salado tienen la misma altura. Y por lo tanto que su verdadera cumbre se encuentra en ambos indistintamente.

Esquema de la medición realizada.

donde2.jpg (28191 bytes)


ir a Montañismo Volver al HOME