Acerca de los
riesgos en la escalada

Por JavierPerret

Sin duda resultaría un tanto exagerado ponerse un arnés y asegurarse a una camilla antes de tomar una ducha. Sin embargo más de uno puso pié sobre el jabón y se estrelló contra algo duro con más o menos suerte para sus huesos.
Existe un prejuicio que establece elevados niveles de riesgo para la práctica de la escalada. Este se justifica por ancestrales tabúes asociados a la montaña, cuna de dioses y mitos poderosos, lugar de cataclismos meteorológicos, morada de imaginarios seres de sospechosa civilidad. Tambiénesc5.jpg (136844 bytes) influyó en esta caracterización la historia del alpinismo, con su panteón de héroes caídos al desafiar los límites de su propia capacidad. No por desviaciones suicidas, claro, sino simplemente por rendir culto a su pasión: la de vencer obstáculos en un cuerpo a cuerpo con la roca.
Pero las condiciones y los medios para el ejercicio de este deporte (recientemente reconocido como tal y candidato a figurar en las próximas olimpíadas) han incorporado mucha tecnología, aún inexistente en los años 50, cuando nos asegurábamos con clavos artesanales y sogas de cáñamo.
Hoy por hoy, con la parafernalia de accesorios testeados de que dispone, el escalador está menos expuesto a accidentes que un jugador de rugby que se sumerge en un scrum. Pero es bueno marcar algunos puntos:

** En la montaña es necesario observar el estado del tiempo, la calidad de roca, las dificultades de ruta elegida y, fundamentalmente, estar familiarizado con las herramientas disponibles para asegurar el ascenso.

esc6.jpg (25842 bytes)

** En todos los casos, si nos imponemos concentración para superar las dificultades de una vía, no debemos ser menos exigentes en el momento de calzarnos el arnés o atar la cuerda. Y esto vale tanto para el escalador como para el asegurador, unidos ambos por un cordón umbilical de vital importancia.

** Cuando escalamos sobre muros artificiales, tanto la superficie escalable como el material provisto son a prueba de accidentes, ya que los mismos son desechados prematuramente. Pero debemos ser extremadamente prudentes con nuestro propio equipo: este tiene una vida útil limitada, que es generalmente informada por el fabricante y debe de ser respetada.

esc8.jpg (61326 bytes)Si a fines del siglo pasado, en pleno romanticismo, los pioneros de este deporte iban hacia la montaña imbuidos por una vocación de héroes, el postmodernismo nos invita a adoptar una actitud más cool frente a la misma. Podemos gozar la adrenalina y darnos una buena dosis de gozoso aventurismo sin exponer el esqueleto. Y, más aún, podemos disfrutar en los gimnasios de escalada el ejercicio de la acrobacia sin riesgos. Eso sí, no debemos distraernos al confeccionar el nudo de ocho reconstituido.

Javier Perret; 59 años, ex socio del CABA, fundador del Club Andino Río Gallegos, periodista y primer presidente de la AADED.


ir a ESCALADA Volver al HOME