La vuelta al
mundo en bicicleta

loremapa.jpg (496428 bytes)

  Por Mariano Lorefice

Comenzó su travesía en Monovar, un pueblito de la Pcia. de Alicante, España y luego de cruzar Francia, pone a punto su bolígrafo, para seguir con la última parte de esta primer etapa de su primer vuelta al mundo


En los países de las bicicletas

Es indiscutible que el transporte más práctico para manejarse en ciudades de Holanda, Bélgica y de otros países de Europa es la bicicleta. En Holanda las bicicletas no se mezclan con otro tipo de transporte los ciclistas transitan por sendas especiales para las bicis que corren totalmente separadas de las de los autos y peatones. Los carteles en blanco con letras rojas señalan la dirección que deben seguir los ciclistas. Transitar por ciclovías tiene sus ventajas, pero debía cargarme de paciencia cuando en las ciudades tenía que apretar el botón para que cambiara la luz o tener que disminuir la velocidad al cruzar los rebordes de las esquinas. Al llegar a las ciudades se derivaban en puntos secundarios y casi era una costumbre que me perdiera, teniendo que consultar a gente que siempre respondía con amabilidad. La interconexión de canales que tienen Holanda y Bélgica es muy amplia. Todos disponen de una ciclovía al costado que a diferencia de las otras no se demoran en dudosos cruces, ni en semáforos. Esta era la mejor alternativa que tenía para no atrasarme ni correr el riesgo de perderme; como decía, estas ciclovías corren sólo a la par de los canales y son ocasionales. En Holanda hice más de 400 Km. sólo entre bicicletas sin correr el peligro de mezclarme con autos. De a ratos las ciclovías eran como túneles que penetraban el verde del bosque o el parque con jardines muy cuidados, lagos y patitos. Cuando transitaba a la par de los canales lo hacía con gente al lado que viajaba en barcos. También había personas instaladas en las orillas de estos canales, muy concurridos los fines de semana por familias que entre otras cosas intentaban pescar algo. Las calles que los atraviesan tienen un puente plegadizo y un semáforo; cuando los barcos cruzan es común verse levantar estos puentes

lore11.jpg (158486 bytes)

Nord Karp, Punto extremo de Europa

En Alemania y Dinamarca las ciclovías también tienen su red.
En Alemania van siempre a algunos metros de las rutas principales y en Dinamarca las rutas principales sólo tienen ciclovías al cruzar por pueblos y ciudades. 
Lo que más me asombró fue ver cómo la gente usa la bici, tanto sean chicos, abuelos, policías, carteros o familias que se van de paseo en ellas.
Durante el año no se separan de la bici y tampoco durante las vacaciones
Era algo cotidiano encontrarme con ciclistas en un mismo ferry cruzando el río o el mar de las accidentadas costas holandesa y alemana que interrumpían el camino con frecuencia.

ir a CICLOTURISMO ir a HOME CONTINUA !!!

Francia: Torre Eiffel